miércoles, 8 de julio de 2009

Rudolf Nureyev







Nombrado por muchos críticos como el mejor bailarín del siglo XX, y posiblemente el mejor que jamás ha existido.
Nació en un tren cerca de Irkutsk, mientras su madre realizaba un viaje desde Sillería a Vladivostok, donde su padre, un comisario del Ejército Rojo de origen tártaro, estaba destinado. Creció en un pueblo cerca de Ufá, en la República de Bashkortostán. De niño fue alentado a bailar en danzas folclóricas bashkirias, siendo un bailarín precozmente destacado. Llego a bailar en obras como: "La bella Durmiente" con Nina Vyroubova, Don Quijote, su debut como director, "El rey y yo", musical de Broadway, etc.
Falleció en París el 6 de Enero del 1993, victima del SIDA.

4 comentarios:

calamarin dijo...

También hubo muchos excesos de divo en su vida, también sufrió mucho y no solo por el final de su vida... Inolvidable Nureyev...

nancicomansi dijo...

era tan bello y arrogante...

un besazo!!
(aichs!!! has subido a al Kortajarena...mira que es guapo el tio,eh? en "mis hombres" creo recordar le dediqué una entrada...;)

m.olano dijo...

Fué en lo suyo, excepcional. Recuerdo, por diferente, una pequeña colaboración que hizo en el Teatro Sadler´s Wells de Londres, en la que hacía una parodia del típico bailarín clásico, exagerado y plumero.
Me ha gustado esto, enhorabuena. Volveré.

La Moustache Noir dijo...

muchas gracias :)
jajaja voy a quitar mis entradas del blog q quiero cambiar de aires
te avisaré cuando haga cosas nuevas

feliz verano